Google+

Comunica y dirige tu camino


La comunicación no se refiere solo a la expresión oral, sino que comienza antes de hablar y sigue después de la conversación.

Todo es comunicación, todo comunica. Tus gestos y expresiones no verbales están diciendo cosas de ti. Recuerda lo que comentábamos en un post anterior sobre cómo afecta tu postura a tu marketing personal .

Si concurres a un networking o si te encuentras con alguien que no conoces ten presente los siguientes consejos:

1) Cuida el impacto inicial

Al ver a la otra persona puedes sacar conclusiones mediante la primera impresión. Las caras sonrientes, serenas y las miradas alegres invitan a la interrelación que las caras serias y enfadadas que generan rechazo y alejamiento.


2) Prepara el antes

El momento previo, es de suma importancia y casi nunca se tiene en cuenta y es parte fundamental de la comunicación, pues puede dar un mensaje muy claro de las intenciones que ese encuentro tiene detrás. Por ello cuida los detalles.


3) Al despedirte

Cuida los gestos al decir adiós, las últimas miradas reafirmarán o desmentirán todo lo que hayas podido decir en tu conversación. Un abrazo confiesa lo bien que lo has pasado y lo a gusto que te ha hecho sentir la otra persona, que un adiós frío que delata que tenías ganas de irte.


4) Sé siempre positivo

Si tienes que elegir entre gestos y palabras, elige los primeros. A veces las palabras son dichas por compromiso y esconden la realidad, los gestos exteriorizan cómo te has encontrado realmente.

La melancolía, la ira, la ansiedad o el miedo son manifestaciones de un bagaje personal y de circunstancias que te rodean. Si las usas bien, pueden impulsar tu crecimiento personal y profesional.

Si te dejas llevar por la rutina y el camino fácil, perderás el timón de tu existencia, alejándote de tus sueños. Por el contrario, si aprendes a contactar con tu potencial, lograrás convertirte en el director de tu vida, dejarás de ser actor de reparto de la vida del otro para ser el actor principal de la tuya.

Al dirigir bien tu orquesta interior, podrás gobernar las influencias externas sin sucumbir a ellas. Tu orquesta está formada por diferentes instrumentos como los recuerdos, los deseos, los hábitos, la mente, las creencias, las emociones, los sentimientos, los juicios, los miedos, la imaginación, la creatividad, etc. ¿Qué pasa si la orquesta te domina? Te sentirás dormido, apático, poco flexible y carecerás de fuerza para llegar a donde quieras llegar.

Para dirigir tu vida, debes cuidar con esmero la forma en que comunicas, hablas y te hablas. Debes reconocer tu potencial, cuidarlo, nutrirlo, utilizarlo y expresarlo.


No siempre puedes controlar las circunstancias, pero puedes controlar tus propios pensamientos (Charles Popplestown)